(Algunos textos han sido tomados de AA, UA, DA, Suba, CoDA y PA, y adaptados a la Adicción a la Zona de Confort).

¿Qué es Crezcamos (Comprometidos con la Recuperación de la Adicción a la Zona de Confort Anónimos)?

Crezcamos es una fraternidad de hombres y mujeres que comparten mutuamente su experiencia, fotaleza y esperanza para resolver su problema común y ayudar a otros a recuperarse de la Adicción a la Zona de Confort. Los miembros de Crezcamos usamos el Programa de Doce Pasos al igual que algunas herramientas adicionales, tanto individualmente, como con socios de acción y equipos de apoyo, para darse cuenta plenamente de su potencial y tener vidas cimentadas en la gratitud y la Serenidad.

¿Qué es Zona de Confort?

Para nosotros, la zona de confort es sencillamente lo que el individuo conoce, en donde se puede mover sin hacer un mayor esfuerzo adaptativo o de aprendizaje, independientemente de si se siente cómodo o no mientras se encuentra inmerso en esa situación.

En el siguiente vídeo podrás ver un ejemplo más gráfico de lo que entendemos por zona de confort:

¿Qué es la Adicción a la Zona de Confort?

En Crezcamos hemos definido la adicción a la zona de confort como la necesidad compulsiva de mantenernos dentro de la ilusión de seguridad de lo que conocemos, sin hacer mayores esfuerzos adaptativos o de aprendizaje, a pesar de que dicho entorno conocido nos incomode, nos traiga problemas o nos impida progresar.

Hay muchas formas como dicha adicción puede manifestarse en nuestras vidas:

En algunos casos, esta adicción se manifiesta como un vacío existencial; una sensación de no saber para qué estamos en este mundo; una sensación de que la vida se ha convertido que una calma tibia y monótona.

En otros casos se manifiesta como una sensación de sub-lograr, sub-alcanzar o sub-ser; un sentido de ausencia de auto realización, independiente de la cantidad de dinero que podamos estar haciendo.

También se puede manifestar como una inhabilidad para reconocer y expresar plenamente nuestras capacidades y competencias; como una inhabilidad para satisfacer las necesidades presentes o futuras, tanto propias como de las personas a cargo nuestro, o como una incapacidad para reconocer y expresar nuestros talentos.

Hay casos en los que vivimos al límite por no producir suficientes ingresos, gastamos la mayor parte del dinero que tenemos, nos endeudamos para no afrontar nuestra incapacidad para producir lo que necesitamos, evitamos riesgos saludables que podrían llevarnos a progresar en nuestras vidas, y no hacemos mayores esfuerzos para anticiparnos al futuro.

Hay otros casos en los que desperdiciamos masivamente nuestro tiempo ejecutando compulsivamente actividades que no respaldan nuestra visión ni apuntan hacia mejorar nuestra calidad de vida.

Inclusive hay casos en los que se manifiesta como una sensación de no estar a la altura de nuestro potencial único, no perseguir nuestros sueños y metas, como una total renuncia a nosotros mismos y nuestros deseos.

¿Qué es abstinencia en Crezcamos?

La abstinencia en Crezcamos comienza por asistir a las reuniones y empezar a aplicar las herramientas del programa en nuestras vidas, un día a la vez.

Más adelante, a esto le agregamos las acciones:

Si sólo por hoy ejecuto una acción que me saque de mi zona de confort, y apunte hacia mejorar mi calidad de vida o mis ingresos, o hacia mis sueños, puedo considerarme abstinente dentro del programa de Crezcamos.

Por el contrario, si me encuentro sumergido en mi zona de confort, aislado o rehuyendo actividades que me generen cierto estrés de adaptación o aprendizaje, me puedo considerar recaído.

Síntomas de la Adicción a la Zona de Confort

Crezcamos ha definido doce síntomas que nos ayudan a determinar si sufrimos de Adicción a la Zona de Confort. Mientras trabajamos el programa, vemos crecer nuestra conciencia de estos síntomas y con el tiempo experimentamos signos de recuperación sobre ellos.

  1. Indiferencia con el Tiempo: Postponemos lo que debemos hacer y no usamos nuestro tiempo para respaldar nuestra visión y avanzar hacia nuestras propias metas.
  2. Desviación de Ideas: Compulsivamente rechazamos ideas que podrían expandir nuestras vidas o carreras e incrementar nuestro beneficio.
  3. Necesidad Compulsiva de Probar: A pesar de haber demostrado competencia en nuestros trabajos o empresas, somos controlados por una necesidad de probar una y otra vez nuestro valor y crear en los demás un buen concepto de nosotros.
  4. Apego a Posesiones Inservibles: Nos aferramos a posesiones que no satisfacen más nuestras necesidades, tales como ropas raídas o utensilios rotos.
  5. Esfuerzo excesivo/cansancio: Habitualmente trabajamos más de la cuenta, nos cansamos y luego trabajamos menos de la cuenta o cesamos de trabajar completamente.
  6. Regalar nuestro tiempo:  Compulsivamente nos ofrecemos voluntariamente para diferentes causas o regalamos nuestro servicio sin cobrar, así no haya un beneficio claro.
  7. Subvaloración: Subvaloramos nuestras habilidades y servicios y tememos pedir incrementos o simplemente el precio justo de mercado en nuestra compensación.
  8. Aislamiento: Escogemos trabajar solos cuando podría servirnos más tener compañeros, socios o empleados.
  9. Síntomas Físicos de Enfermedad: A veces, ante el temor de progresar o salir de nuestro encierro experimentamos síntomas físicos de enfermedad.
  10. Culpa o Vergüenza Fuera de Lugar: Nos sentimos incómodos cuando pedimos o recibimos lo que necesitamos o nos deben.
  11. Falta de Seguimiento: No hacemos seguimiento a oportunidades, iniciativas o trabajos que podrían generarnos lucro. Comenzamos muchos proyectos y tareas pero frecuentemente no los completamos.
  12. Tedio por la Estabilidad: Creamos conflictos innecesarios con compañeros de trabajo, supervisores y clientes, generando problemas que terminan en angustia financiera.

Herramientas de Crezcamos

  1. Registro del Tiempo: Debemos ser conscientes de cómo gastamos nuestro tiempo. Nosotros mantenemos un registro escrito para aumentar la conciencia y enfocarnos en los objetivos, y las acciones necesarias para alcanzarlos.
  2. Reuniones: Asistimos a las reuniones de Crezcamos con regularidad para compartir nuestra experiencia, fortaleza y esperanza con el fin de ayudarnos a nosotros mismos y otros a recuperarnos de la adicción a la zona de confort.
  3. Patrocinio o Padrinazgo: Buscamos activamente patrocinio o padrinazgo con alguien que ha trabajado los Doce Pasos y está dispuesto a guiarnos en nuestra recuperación.
  4. Conciencia de Posesión: En forma rutinaria desechamos lo que ya no nos sirve y así fomentamos la creencia de que la vida es abundante y que vamos a ser capaces de dotarnos de lo que necesitamos.
  5. Servicio: Prestar servicio es vital para nuestra recuperación. Es a través del servicio a los demás y a la Comunidad como conservamos lo que tan generosamente nos ha sido dado.
  6. Página de objetivos: Establecemos objetivos en todos los aspectos de nuestras vidas, los escribimos, medimos nuestro progreso y nos recompensamos por los logros alcanzados.
  7. Reuniones de Acción: Organizamos reuniones de acción con otros miembros de Crezcamos para discutir lo concerniente con nuestros ingresos y generar acciones que van a traer más prosperidad a nuestras vidas.
  8. Socio de Acción: Estamos en contacto regularmente con socios de acción en asuntos relacionados con nuestros ingresos para rendirnos cuentas mutuamente, y brindarnos apoyo y continuidad.
  9. Solvencia: No nos endeudamos un día a la vez. La deuda nos lleva a la ilusión de que todo está bien y a mantenernos en nuestra zona de confort.
  10. Comunicación: Contactamos a otros miembros de Crezcamos para buscar apoyo, para disminuir el aislamiento, y para reforzar nuestros compromisos con la acción.
  11. Literatura: Leemos la literatura de doce pasos para fortalecer nuestro entendimiento de la enfermedad compulsiva y el proceso de recuperación.
  12. Ahorro: Ahorrar dinero demuestra Fe en el futuro y la aceptación del hecho de que el dinero es una herramienta vital para nuestra visión próspera. Creamos y seguimos un plan de ahorro en cualquiera escala que seamos capaces.

Los Doce Pasos de Crezcamos

  1. Admitimos que éramos impotentes ante la Zona de Confort, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.
  2. Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio.
  3. Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos.
  4. Sin miedo, hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.
  5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos, y ante otros seres humanos, la naturaleza exacta de nuestros defectos.
  6. Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos librara de todos estos defectos de carácter.
  7. Humildemente le pedimos que nos librase de nuestros defectos.
  8. Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.
  9. Reparamos directamente a cuantos nos fue posible, el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.
  10. Continuamos haciendo nuestro inventario personal, y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente.
  11. Buscamos, a través de la oración y la meditación, mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.
  12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar este mensaje a otros adictos a la zona de confort y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.

Adaptado de Doce Pasos de Alcohólicos Anónimos World Services, Inc. ®

Las Doce Tradiciones

  1. Nuestro bienestar común debe tener preferencia; la recuperación personal depende de la unidad de Crezcamos
  2. Para el propósito de nuestro grupo sólo existe una autoridad fundamental, un Dios amoroso tal como se exprese en la conciencia de nuestro grupo. Nuestros líderes no son más que servidores de confianza. No gobiernan.
  3. El único requisito para ser miembro de Crezcamos es querer salir de la Zona de Confort.
  4. Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a Crezcamos, considerado como un todo.
  5. Cada grupo tiene un solo objetivo primordial: llevar el mensaje al adicto a la zona de confort que aún está sufriendo.
  6. Un grupo de Crezcamos nunca debe respaldar, financiar o prestar el nombre de Crezcamos a ninguna entidad allegada o empresa ajena, para evitar que los problemas de dinero, propiedad y prestigio nos desvíen de nuestro objetivo primordial.
  7. Todo grupo de Crezcamos debe mantenerse completamente a sí mismo, negándose a recibir contribuciones de afuera.
  8. Crezcamos nunca tendrá carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden emplear trabajadores especiales.
  9. Crezcamos como tal nunca debe ser organizada; pero podemos crear juntas o comités de servicio que sean directamente responsables ante aquellos a quienes sirven.
  10. Crezcamos no tiene opinión acerca de asuntos ajenos a sus actividades; por consiguiente su nombre nunca debe mezclarse en polémicas públicas.
  11. Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción necesitamos mantener siempre nuestro anonimato personal ante la prensa, la radio y el cine.
  12. El anonimato es la base espiritual de todas nuestras Tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades.

Adaptado de Doce Tradiciones de Alcohólicos Anónimos World Services, Inc. ®

Anuncios